Ajustes temporales del canon de espera para los ejercicios fiscales 2020 y 2021 por la COVID-19

, Author

De: Departamento de Finanzas de Canadá

Antecedentes

La Ley del Impuesto sobre la Renta y el Reglamento del Impuesto sobre la Renta incluyen una serie de normas que determinan las prestaciones por automóvil cuando un empleado utiliza un automóvil, que es proporcionado por el empleador, para uso personal. El beneficio del automóvil se capta mediante el cargo por espera y el beneficio por gastos de operación, que tienen en cuenta los gastos de capital y de operación pagados por el empleador, respectivamente.

El 21 de diciembre de 2020

La Ley del Impuesto sobre la Renta y el Reglamento del Impuesto sobre la Renta incluyen una serie de reglas que determinan el beneficio del automóvil cuando un empleado utiliza un automóvil, que es proporcionado por el empleador, para fines personales. El beneficio del automóvil se recoge en el cargo de reserva y en el beneficio de gastos de explotación, que reflejan los gastos de capital y de explotación pagados por el empleador, respectivamente.

El cargo de reserva refleja el beneficio que recibe un empleado cuando el empleador le proporciona un automóvil para su uso personal y el empleador cubre realmente los costes de depreciación y financiación aplicables. La tasa de espera regular se fija en el 2% mensual del coste original del automóvil para el empresario o en dos tercios de los costes de arrendamiento. No obstante, se puede aplicar una tarifa reducida de reserva, que ajusta la tarifa regular de reserva en función de los kilómetros de uso personal, cuando el automóvil se conduce principalmente para el desempeño de las funciones del empleado y cuando los kilómetros de uso personal no superan los 1.667 por período de 30 días, o un total de 20.004 kilómetros al año. En concreto, la cuota ordinaria de reserva se ajusta con un factor igual al número de kilómetros de uso personal recorridos en un año dividido por el producto que se obtiene al multiplicar 1.667 kilómetros por el número de meses que el automóvil estuvo a disposición del empleado.

La prestación por gastos de funcionamiento establece la prestación imponible del empleado derivada del pago por parte de su empleador de los costes relativos a la parte personal de los gastos de funcionamiento de un automóvil, como el seguro, el mantenimiento y el combustible. La tarifa general prescrita para 2021 será de 27 céntimos por kilómetro. Para los contribuyentes que se dedican principalmente a la venta o el alquiler de automóviles, la tasa prescrita será de 24 céntimos por kilómetro. Si el empleado utiliza el automóvil principalmente con fines profesionales, puede optar, antes de que finalice el ejercicio fiscal, por calcular el beneficio de los gastos de funcionamiento como el 50 % de la tasa de reserva, en lugar de aplicar la tasa prescrita por kilómetro. El empleador debe calcular la prestación por gastos de funcionamiento si el empleado no reembolsa al empleador, o sólo lo hace parcialmente, los gastos de funcionamiento asociados al uso personal de un automóvil proporcionado por el empleador.

Los cierres de empresas, las reducciones de actividades empresariales y otros cambios en la vida personal y empresarial durante la pandemia pueden dar lugar a una reducción del kilometraje de uso empresarial o personal de un empleado en comparación con un año normal. Si los empleados utilizaron el automóvil con mucha menos frecuencia para fines profesionales durante la pandemia, es posible que ya no puedan acogerse a la tasa reducida de reserva a efectos fiscales, incluso si su kilometraje personal es igual -o inferior- al que realizaron el año pasado.

Para abordar esta cuestión, el Gobierno propone que los empleados puedan utilizar el uso que hacen del automóvil en 2019 para determinar si lo utilizan principalmente con fines profesionales, de modo que puedan acceder a una tarifa reducida por espera en 2020 y 2021. Sólo los empleados con un automóvil proporcionado por el mismo empleador que en 2019 serían elegibles para esta opción.

  • Por ejemplo, un empleado que condujera 8.000 kilómetros por motivos de trabajo y 10.000 kilómetros por motivos personales en 2020, pero que condujera 11.000 kilómetros por motivos de trabajo y 9.000 kilómetros por motivos personales en 2019, podría calcular la tasa reducida de espera para 2020. La tasa de reserva del empleado para 2020 se calcularía utilizando los kilómetros de uso personal del empleado conducidos en 2020 (es decir, la tasa de reserva regular se ajustaría mediante el factor 10.000/20.004).
    • Los mismos cambios se aplicarían al cálculo opcional disponible para el beneficio de los gastos de explotación que es igual al 50% del cargo por espera. Además, se propone para 2020 y 2021 que los empleados que cumplan con los criterios para el cálculo opcional de la prestación del cargo por espera, en función de su uso del automóvil en 2019, tengan derecho a este tratamiento sin tener que notificarlo a su empleador. En su lugar, la prestación por gastos de explotación del trabajador sería la menor de las prestaciones por gastos de explotación determinadas según la tasa por kilómetro prescrita o el cálculo opcional. Los empleados que no puedan cumplir los criterios de uso empresarial deberán calcular la prestación por gastos de funcionamiento según la tarifa por kilómetro establecida.

      El cargo por espera y el beneficio de los costes de explotación también pueden dar lugar a obligaciones del impuesto sobre bienes y servicios/impuesto sobre las ventas armonizado (GST/HST) que se basan en las normas del impuesto sobre la renta. De acuerdo con las normas del GST/HST, los empresarios deben remitir el GST o el HST sobre las prestaciones relacionadas con los gastos de automóvil proporcionadas a los empleados que son prestaciones imponibles a efectos del impuesto sobre la renta. Estas obligaciones del GST/HST no se modifican y seguirán basándose en el importe de los beneficios de los gastos del automóvil determinados en virtud de las normas del impuesto sobre la renta.

      Estas medidas serían efectivas para los ejercicios fiscales de 2020 y 2021.

      El coste presupuestario acumulado de este ajuste temporal se estima en 31 millones de dólares, como se muestra a continuación:

      .

      Tabla 1
      Coste presupuestario estimado
      (en millones de dólares)
      2019-2020 2020-2021 2021-2022 2022-2023 2023-2024 2024-2025 Total 6 años
      Coste 0 18 13 0 0 0 31

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *