Anillos de dirección – Dientes rotos

, Author


Anillos de dirección separados

Los sistemas de dirección y posicionamiento se utilizan en una gran variedad de aplicaciones industriales, incluso la apertura automática de puertas de acceso, excavadoras en las minas, grandes grúas, así como la orientación de las turbinas y sus palas, en los parques eólicos.

Existen diferentes tipos de mecanismos que permiten la transmisión de movimiento entre componentes: sistemas de palancas, sistema de poleas con/sin correas, sistema de ruedas, sistema de engranajes, etc. En cuanto a los engranajes, suelen ser ruedas dentadas (piñón-corona) cuya carcasa entre una y otra hace que el accionamiento de una de las ruedas transmita el movimiento circular a las siguientes.

Sea cual sea el tipo de engranaje utilizado, su diseño o uso (ejes paralelos, dientes rectos, cilindros helicoidales, cónicos, etc.), existen en cada uno de ellos fuerzas en la transmisión que pueden provocar fallos por rotura de dientes y/o fatiga de la superficie de contacto. Las causas de estas averías son muy variadas, pero sus consecuencias, en la mayoría de los casos, acaban provocando daños aún mayores en el sistema y afectan directamente al buen funcionamiento del equipo.

En los casos en los que la rotura de un diente afecta gravemente a la funcionalidad de los sistemas de transmisión (orientación), el responsable de mantenimiento tiene la opción de cambiar completamente el elemento roto, el conjunto corona-piñón, sustituyéndolo por uno nuevo. Sin embargo, estas operaciones pueden ser delicadas, largas y costosas, ya que implican el suministro de nuevos componentes, el desmontaje de otros, la subcontratación de grúas y el coste indirecto de la indisposición de los equipos.

Para la reconstrucción de dientes dañados o fisurados, iZanda Portable Machine Tools ha desarrollado soluciones mecánicas basadas en el mecanizado in situ y posterior montaje de un sector de la corona, denominado guadaña, en la zona dañada. Mediante máquinas-herramienta portátiles adaptadas a cada situación, los mecánicos fabrican un caissier en su propio equipo (corona de giro: turbinas, grúas, excavadoras, etc.), para posteriormente montar y fijar un injerto con las mismas características geométricas y mecánicas que el elemento original.

La aplicación de esta solución se realiza no sólo si ha habido una rotura total de los dientes, sino también en los casos en los que los dientes de la corona presente:

  • Desgaste y afilado que reducen el grosor de los dientes y cambian el perfil de los mismos,
  • Mordeduras en los flancos de los dientes, picaduras y otras deformaciones plásticas,
  • Fisuras en el valle de la zona dentada por concentraciones de carga.

Todas estas situaciones causan problemas en el sistema de rotación general y son síntomas evidentes de una inminente fractura dental. Es por ello que la recuperación de las coronas de orientación y posicionamiento puede considerarse tanto una medida correctiva como preventiva para alargar la vida útil de estos equipos.

Las ventajas de la solución por mecanizado in situ permiten evitar los principales inconvenientes relacionados con el suministro de material (Soldadura), como son las desviaciones en la geometría del diente reparado, la mala adhesión al material base, la aparición de poros o distorsiones en la geometría y propiedades mecánicas producidas por los efectos térmicos de la soldadura…

De esta forma, y sin desmontar ninguna parte del equipo, se realiza una reparación rápida y fiable que permite alargar la vida útil de las coronas dañadas y sustituir de forma rápida y sencilla posibles roturas de dientes en la misma zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *