Capítulo (Español)

, Author

MEXICO. Nacido en Ciudad de México en 1935, Fernando del Paso es escritor, actualmente cónsul de México en Francia. Entre sus premios se encuentra el de mejor libro extranjero en 1985 por su novela Palinure de México (Fayard). Sus dos últimas obras publicadas en francés son Nouvelles de l’Empire (Fayard, 1991) y Douceur et passion de la cuisine mexicaine (Éditions de l’Aube, 1991).
Ambos son magníficos regalos que el continente americano ha ofrecido al mundo. El gran poeta chileno Pablo Neruda cantó a la primera -una fruta- como un sol de frescura, profundo, inagotable. Al segundo -un tubérculo- lo llamó almendra de la tierra, rosa enterrada, harina de la noche.
No hace falta ser poeta, por supuesto, para apreciar el inmenso valor nutricional y comercial del tomate y la patata en la actualidad. Pero no siempre fue así. Durante siglos, el tomate fue considerado por los europeos como una fruta venenosa, hasta que los revolucionarios de Marsella y uno de los cocineros de Napoleón acabaron por dar al fruto el lugar que le corresponde, una verdadera condensación de lujuria, el corazón rojo y helado de una doncella azteca o una princesa inca. Algunos, los marselleses, lo exigieron a gritos en París durante las celebraciones de la Fiesta de la Federación en 1790, para acompañar sus aperitivos. El otro -Dunand-, tras el triunfo del emperador sobre los austriacos en Marengo, inventó el pollo que lleva el nombre de la batalla y eligió el tomate como uno de sus ingredientes indispensables…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *