Cinco maneras de vencer la tentación

, Author

Cinco maneras de vencer la tentación
«No les ha llegado ninguna tentación que no fuera humana; Dios es fiel y no permitirá que seas tentado más allá de tus fuerzas. 1 Corintios 10:13

Hoy, me gustaría compartir con ustedes cinco secretos para vivir una vida más feliz y tranquila que también sirva de ejemplo a los demás – quiero hablar de cinco maneras de superar la tentación.

Encuentra la ayuda de las personas que te inspiran a vivir una vida justa y crea un ambiente donde Dios es bienvenido.
1. Sé sabio
Ser sabio es hacer hoy lo que te alabará después. Debemos aprender de nuestros errores pasados. También debemos analizar los problemas a los que nos enfrentamos y tomarnos el tiempo necesario para preguntarnos: ¿Qué decisión tendrá el mejor resultado a largo plazo? Dave, mi marido, solía decir: «O actúas con responsabilidad, o las circunstancias se encargarán de hacerte responsable». Otro beneficio de la sabiduría de Dios es que te ahorra todo el proceso de culpabilidad, que es realmente agotador. No sé tú, pero yo no soporto esa sensación de «debería haber…». La buena noticia es que la sabiduría te hace avanzar y produce una cosecha de bendiciones en tu vida.
2. Cree que puedes resistir la tentación
Nunca es buena idea decir: «Espero no caer en la tentación de esto hoy, porque siempre cedo». Tenemos que reconocer que Dios nos da la fuerza que necesitamos para resistir la tentación del diablo (1 Corintios 10:13). Dejemos de decir «no puedo resistir» o «soy incapaz de decir que no». Hablar así es perjudicarnos a nosotros mismos y hacerle el juego al diablo.
3. Esté siempre preparado
¿Recuerda la parábola de las diez vírgenes, cinco de las cuales se quedaron sin aceite y pidieron a las otras cinco que les dieran un poco? Lo mismo ocurre con nuestra relación con Dios. Debemos tomarnos el tiempo para conocerlo personalmente.
Estudia su Palabra. Toma nota. Examínate a ti mismo, pidiéndole a Dios que te revele tus debilidades y te muestre cómo el diablo viene a robarte la paz. En otras palabras, prepara tus propias victorias pasando tiempo con Dios.
4. Evita el contexto de la tentación
Dice Proverbios 5:8, «aparta tu camino de ella». No puedo dejar de insistir en la importancia de elegir bien la compañía y los amigos íntimos, porque nuestro entorno nos influye más que cualquier otra cosa. Rodéate de personas que te inspiren a vivir una vida recta y que creen una atmósfera en la que Dios sea bienvenido. Y si te encuentras con gente que necesita a Dios, asegúrate de que no son ellos los que te influyen a ti, sino al revés.
5. No confíes demasiado en ti mismo
Una de las principales razones de nuestros problemas es que confiamos en nosotros mismos y no en Dios. Siempre tenemos la tentación de atribuirnos el mérito de lo que Dios hace en y a través de nosotros. Pero el hecho es que no lograremos mucho en la vida si no aprendemos a humillarnos ante Él y a darle la gloria que le corresponde. ¿Sabes que es beneficioso para nosotros enfrentarnos a un problema que nos supera? Lo que a menudo nos cuesta darnos cuenta es que no somos capaces de manejar ningún problema por nosotros mismos, por insignificante que parezca.
Una acción para hoy
Dice en 1 Corintios 10:12: «Así pues, el que se cree en pie, ¡cuídese de caer!». Si quieres ser capaz de resistir la tentación, nunca pienses: «He llegado». En cambio, aplícate día a día a confiar en Dios, porque en nuestra debilidad, Él es fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *