Circuncisión masculina: las mujeres también necesitan asesoramiento

, Author

Un pequeño estudio keniano ha descubierto que más mujeres que hombres consideran que el VIH es una amenaza menos grave después de que sus parejas masculinas sean circuncidadas; el estudio también fue noticia local por descubrir que las parejas femeninas de hombres recién circuncidados encontraban el sexo más agradable.

El estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Illinois en Chicago sobre 51 mujeres jóvenes -presentado en diciembre de 2011 en Addis Abeba, Etiopía, en la 16ª Conferencia Internacional sobre el Sida y las Infecciones de Transmisión Sexual en África- descubrió que la mayoría de las mujeres estaban contentas con el aspecto del pene de su pareja y disfrutaban más del sexo después de la circuncisión.

Sin embargo, el estudio también reveló que había más mujeres que hombres que percibían el VIH como una amenaza menos grave -el 51% de los hombres frente al 76% de las mujeres participantes- y que consideraban que los preservativos eran menos necesarios tras la circuncisión -el 4% de los hombres frente al 51% de las mujeres participantes-.

Un mayor número de mujeres que de hombres afirmó que, tras la circuncisión, era más probable que tuvieran más de una pareja sexual -el 22 por ciento frente al 2 por ciento de los hombres- y que mantuvieran relaciones sexuales sin preservativo -el 28 por ciento frente al 2 por ciento de los hombres-.

El estudio se llevó a cabo en la provincia de Nyanza, donde viven los luo, la mayor comunidad étnica de Kenia que no se circuncida y en la que se centra el programa de circuncisión masculina del país. Desde 2008, más de 350.000 hombres han sido circuncidados sólo en Nyanza; el gobierno pretende circuncidar a 1,1 millones de hombres para 2013.

Los autores del estudio afirman que los resultados ponen de manifiesto la necesidad de involucrar a las parejas femeninas en el proceso de circuncisión masculina, que tiene un fuerte componente de asesoramiento, para inculcar a los hombres la naturaleza parcial de la protección del procedimiento contra el VIH.

«Si las mujeres no comprenden bien la protección parcial que ofrece la circuncisión masculina contra el VIH, pueden considerar a los hombres circuncidados como «seguros» o incluso negativos para el VIH, sólo porque están circuncidados», dijo Nelli Westercamp, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Illinois, una de las autoras del estudio.

«Es fundamental implicar a las mujeres en la toma de decisiones sobre la circuncisión masculina, ya sea mediante el asesoramiento o la educación sanitaria pública dirigida específicamente a las mujeres. El asesoramiento a las parejas antes del procedimiento sería quizás lo más beneficioso para las mujeres cuyas parejas quieren someterse a la ablación», añadió. «No sólo aclarará el concepto de protección parcial, sino que también podría marcar la diferencia en el proceso de curación de los hombres y en el momento de reanudar las relaciones sexuales tras el procedimiento, si la mujer se implica y apoya al hombre durante el proceso.»

Según Ronnie Asino, coordinador de proyectos de distrito de la Sociedad de Salud Reproductiva de Nyanza, los programas de divulgación comunitaria se dirigen tanto a hombres como a mujeres en todos los aspectos de la circuncisión masculina. «Tenemos programas de divulgación comunitaria en los que celebramos foros de sensibilización para educar a la gente, incluidas las mujeres, sobre los diversos aspectos de la circuncisión masculina», dijo.

Asino señaló que los hombres casados suelen estar acompañados por sus cónyuges y, por lo tanto, es más probable que se beneficien del asesoramiento de las parejas antes del procedimiento. «Los hombres solteros se presentan solos y son ellos cuyas parejas tienen más probabilidades de no aprovechar el asesoramiento que se les proporciona», añadió.

ko/kr/mw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *