Columbia Británica, ese laboratorio

, Author

Tsawwassen se convirtió el año pasado en la primera comunidad aborigen urbana en alcanzar un acuerdo con los gobiernos.

Consiguió, entre otras cosas, poder fiscal, poderes sobre unos 5km2 de tierra adicional -tierra que vale su peso en oro, en las afueras de Vancouver y junto a un puerto-, una suma global de 16 millones de dólares, derechos de pesca, un cheque de 15.000 dólares para cada persona mayor de 60 años y 1.000 dólares para todos los demás. Tsawwassen tiene ahora un asiento en Metro Vancouver. A cambio, dentro de una década, cada uno de sus residentes pagará impuestos.

* *

Antes de llegar a un acuerdo con Tsawwassen, los gobiernos de Canadá y Columbia Británica habían llegado a un acuerdo hace 10 años con los nisga’a, una comunidad aislada en el noroeste de la provincia. Los nisga’a recibieron 196 millones de dólares, 2019 kilómetros cuadrados de tierra, derechos de pesca tradicionales y, como premio, el poder de formar su propio gobierno y hacer sus propias leyes. Ese tratado está siendo impugnado en los tribunales por uno de los líderes tradicionales de los nisga’as, que argumenta que las leyes nisga’as violan sus propios derechos garantizados por la Constitución en algunos aspectos.

* *

A cambio del control de los recursos de un territorio de 33.000 km2, los gitxsan, también en el norte de la Columbia Británica, también están dispuestos a pagar impuestos. No buscamos un estatus especial ni una sociedad paralela», dice su página web. Queremos vivir como cualquier otro ciudadano de a pie. Y queremos pagar nuestras propias cosas». Sin embargo, a diferencia de los habitantes de Tsawwassen, los gitxsan no buscan poder fiscal ni fondos federales para la sanidad, por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *