Costa Rica ha alcanzado casi el 100% de energía renovable para su generación eléctrica

, Author

A finales de julio de 2019, Costa Rica inauguró oficialmente una nueva central geotérmica capaz de generar 55 megavatios (MW), lo que eleva su producción geotérmica total a 262 MW. El país está a la cabeza a nivel mundial en este sentido: según el Centro Nacional de Control de la Energía, casi el 100% de su electricidad procedía de renovables a mayo de 2019.

Costa Rica ha batido su propio récord de generación de electricidad limpia. En octubre de 2017, era de 976 gigavatios hora (GW/h), mientras que en mayo de 2019 subió a 984 GW/h. El secreto está en la combinación de varias fuentes.

La geotermia está entre las principales fuentes de energía renovable en Costa Rica. // Fuente: Flickr/CC/Enrique Madriz

Los beneficios del mix energético

Se consigue combinando cinco fuentes «verdes»: agua, geotermia, viento, biomasa y solar. La gran mayoría (80,04%) de la electricidad procede de la energía hidroeléctrica, gracias a las numerosas presas hidroeléctricas. Este predominio puede explicarse por las características pluviales del país: las lluvias torrenciales aportan una importante energía cinética a los ríos. Pero se necesitan otras fuentes, para los periodos secos.

Mapa de las principales presas hidroeléctricas del país.

Es la energía geotérmica la que ocupa el segundo lugar, con un 12,9%, gracias al «bombeo» y transformación del calor natural de la Tierra. De nuevo, esta cifra se explica por la geografía y, en este caso, por un suelo especialmente volcánico. Es en las afueras del volcán Rincón de la Vieja donde se instala la nueva central geotérmica, inaugurada en julio de 2019.

Las centrales eólicas no son las más importantes, pero los nueve parques instalados en las zonas altas de Costa Rica, donde el viento sopla con mucha fuerza, siguen aportando el 6,99% del total. Las fuentes de electricidad más pequeñas son los paneles solares y la biomasa. Sólo queda el 0,01% de la electricidad generada a partir de combustibles fósiles contaminantes.

Flickr/CC/Christian Haugen

El buen estudiante de energías limpias

Con este mix energético, que está demostrando ser un éxito, Costa Rica se está convirtiendo en un modelo aún más de producción de energía renovable. Ya en 2015, el país centroamericano se había hecho notar al producir más del 98% de su electricidad con energías renovables, de enero a octubre. Una cifra que luego se mantuvo en 2016 y que se volvió a batir en 2017.

Además del avance ecológico, la ventaja es igualmente económica. Gracias a su actuación, Costa Rica pudo detener en mayo de 2019 sus importaciones del Mercado Regional de Energía, al tiempo que pudo empezar a vender energía a otros países de la región.

En Costa Rica, la voluntad de acabar con los combustibles fósiles está muy arraigada políticamente. El presidente Carlos Alvarado, elegido en mayo de 2018, está comprometido con ello. «Tenemos la titánica y magnífica tarea de eliminar el uso de combustibles fósiles en nuestra economía para dar paso al uso de energías limpias y renovables», había dicho en la ceremonia de entrega, antes de añadir que «la descarbonización es la gran tarea de nuestra generación y Costa Rica debe estar entre los primeros países en lograrlo, si no es el primero.»

Recuerda que en este momento, Costa Rica está justo detrás de Islandia, que ya genera su electricidad a partir de energías 100% limpias -pero sigue existiendo una «paradoja islandesa», ya que las emisiones de gases de efecto invernadero no disminuyen en el país como consecuencia de ello.

Piensa en el boletín para seguir a Numerama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *