El gigante minorista estadounidense Costco está entrando en Francia

, Author

Una tienda Costco en Woodbridge, Virginia-AFP/Archivos/SAUL LOEB

Una tienda Costco en Woodbridge, Virginia-AFP/Archivos/SAUL LOEB

Después de muchas vueltas, el gigante estadounidense de la distribución Costco planea entrar en el mercado francés en la primavera de 2017, ofreciendo un nuevo modelo de negocio que mezcla el descuento, la venta al por mayor y la venta privada por suscripción.

La primera piedra del primer «almacén club» del grupo se colocó este martes en Villebon-sur-Yvette (Essonne).

Esta tienda con una superficie de 13.750 metros cuadrados debería albergar 4.000 referencias – unas 10 veces menos que un hipermercado clásico- , mitad alimentación, mitad no alimentación (textil, electrodomésticos, electrónica…).

Alrededor de 500 referencias se dedicarán a productos excepcionales (joyas, piano de cola…) y/o desconocidos para la gran distribución (escafandra, coche…), presentados en cantidades limitadas y renovados regularmente, para crear el efecto sorpresa.

Al igual que sus otras 715 tiendas en todo el mundo, la decoración debe ser espartana, con mercancía presentada en palés o en cajas, en grandes paquetes, pero con precios entre un 15 y un 20% más bajos que los del mercado.

Costco se dirige tanto a clientes profesionales, que representan alrededor del 50% de su clientela, como a particulares. Tiene la particularidad de reservar el acceso a sus tiendas a las personas que pagan una cuota anual. En Francia, el abono se fijará en 50 euros.

«La apertura debería producirse a finales de abril o principios de mayo de 2017», dijo a la AFP Gary Swindells, responsable de las operaciones de la cadena en Francia.

Esto supondrá la culminación de un largo camino para el grupo estadounidense, que había anunciado su entrada en Francia en 2013, esperando entonces poder abrir su primera tienda en 2015.

Pero el grupo, que con sus 116.100 millones de dólares de ventas anuales ha arrebatado a Carrefour el puesto de segundo minorista del mundo, por detrás de Walmart, se ha topado con la complejidad administrativa francesa, por un lado, y con las impugnaciones judiciales presentadas por sus futuros competidores, por otro.

El resultado: tras tener que renunciar a su primer proyecto para instalarse en Bussy-Saint-Georges (Seine-et-Marne), Costco se vio obligada a aplazar varias veces su primera apertura en Francia, primero en otoño de 2016 y luego en varias fechas de 2017.

«No nos imaginábamos que fuera a tardar tanto», dice Swindells, que cita un campo competitivo «bastante agresivo».

– Quince tiendas para 2026 –

«Lo desconocido siempre da miedo, pero no vemos que nuestro modelo compita directamente con los minoristas ya establecidos en Francia. Somos más bien una oferta complementaria», afirma.

«Además, en nuestros otros emplazamientos en el mundo, la experiencia ha demostrado que nuestra llegada ha desarrollado más bien la oferta comercial de nuestro entorno que la ha empobrecido. La cuota de mercado que algunos de nuestros competidores podían perder frente a nosotros se compensaba con creces con el flujo de clientes adicional que aportábamos y que también les beneficiaba a ellos», señala Swindells.

«Costco es muy diferente a lo que ya existe. No somos un mayorista, no somos un hipermercado, no somos un hard-discounter. Nuestro objetivo no es romper los precios, sino vender productos de la mejor calidad posible al mejor precio», repite regularmente el ejecutivo.

Para Yves Marin, experto en consumo, «Costco representa una nueva forma de hacer descuentos en Francia. Es un nuevo participante en un mercado minorista ya rico en competidores y es una forma de apuesta».

«Además de los profesionales, su objetivo preferido podrían ser las familias, con dos o tres hijos, acostumbradas a los grandes carros de la compra. En esto, podría llegar a morder a una parte de la clientela tradicional de los grandes hipermercados, como los de Carrefour o Auchan.»

«Después, no podemos decir si los franceses reaccionarán positivamente a este nuevo concepto», poco acostumbrados a las ventas por suscripción y poco aficionados al aspecto considerado pauperizador del hard-discount, pero apreciando en cambio mucho las ventas eventuales, señala el Sr. Marin.

Gary Swindells se muestra confiado en cualquier caso. Las ambiciones del grupo en Francia siguen intactas. «Seguimos aspirando a tener unos 15 locales en Francia para 2025-2026», dice el señor Swindells.

Se espera que se presente un segundo proyecto de apertura a principios de 2017, de nuevo en la región de París. Pero el grupo también busca instalarse en provincias, cerca de grandes metrópolis como Burdeos, Lyon, Marsella o Lille.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *