El tesauro de CRISCO en huelga contra la factura de la programación plurianual de la investigación

, Author

El famoso tesauro, la sede de CRISCO, el Centro de Investigación Interlingüística del Sentido en Contexto, está en huelga desde este viernes 6 de marzo. Ampliamente utilizado, está haciendo inaccesible su herramienta de búsqueda de sinónimos y antónimos, para protestar contra el proyecto de ley de programación plurianual de la investigación.

El sitio del laboratorio de investigación reclama la «vuelta al equilibrio entre la docencia y la investigación, según las mejores normas internacionales, con períodos sabáticos regulares y el aligeramiento de las cargas administrativas.» También exigen que la modalidad de financiación «por convocatorias de proyectos no sustituya a una verdadera política de financiación recurrente y de creación de plazas permanentes».»

Según la «Coordinadora Nacional de Facs y Laboratorios en Lucha», al menos 111 universidades y escuelas, 268 laboratorios y 145 revistas científicas participan en el movimiento social de este proyecto de ley. El llamamiento a la huelga también es transmitido por los sindicatos, desde el Snesup-FSU hasta el SNTRS-CGT, pasando por la Unef y los sindicatos reformistas, como el Sgen-CFDT, el Snptes y la Unsa.

Emmanuel Macron ha anunciado su ambición de dedicar el 3% del PIB a la investigación, pero según Philippe Aubry, secretario general adjunto de Snesup-FSU, el Gobierno tiene previsto «aumentar la financiación con convocatorias de proyectos, mientras que todas las organizaciones piden volver a una financiación más recurrente».

Frédérique Vidal, ministro de Enseñanza Superior e Investigación, había asegurado en una tribuna a Le Monde, «la necesaria revalorización de las carreras de los jóvenes investigadores, elevando a 2 smic el nivel de su remuneración al principio de su carrera, contra al menos 1,3 a 1,4 smic hoy.» También había mencionado una «dotación de 92 millones de euros para acometer la mejora salarial de todas las profesiones investigadoras y garantizar, de paso, que ningún joven investigador contratado antes de 2021 salga perdiendo».»

Ivan Valerio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *