En España, Madrid y unas 40 ciudades del país están cerradas para limitar la propagación del Covid-19

, Author


Manifestación contra la gestión del gobierno español del brote de coronavirus, en Madrid, el 12 de octubre de 2020.
Manifestación contra la gestión del gobierno español del brote de coronavirus, en Madrid, el 12 de octubre de 2020. GABRIEL BOUYS / AFP

Sólo se puede entrar o salir por razones válidas. Unos 40 municipios están actualmente bajo una campana en España, incluida la capital, Madrid, que fue puesta bajo estado de alerta el viernes 9 de octubre. En total, estas ciudades y pueblos representan casi 5,5 millones de personas, que sólo pueden salir de su municipio para ir a su lugar de trabajo, a la escuela, al médico o en caso de fuerza mayor. Si se suman los cerca de 600 municipios con restricciones de actividad, casi 11 millones de españoles, es decir, una cuarta parte de la población, se ven afectados por las medidas para reforzar el control de la propagación de la segunda oleada del Covid-19, según un recuento de la Radio y Televisión Pública Española (RTVE).

Con más de 10.000 nuevos casos y 130 muertes notificadas de media cada día en España, los expertos temen que el país tenga dificultades para frenar el repunte de la epidemia. Actualmente, más del 8% de la capacidad hospitalaria está ocupada por pacientes de Covid-19 y el 18% de las camas de cuidados intensivos. Un porcentaje que contiene fuertes disparidades entre regiones, tanto en lo que se refiere a la evolución de la pandemia como a la forma de afrontarla.

Decisión demasiado tardía

Los primeros «confinamientos perimetrales», destinados a recuperar el control cuando hay circulación activa del virus, empezaron a implantarse a partir de julio en municipios concretos de Galicia y sobre todo de Cataluña, en torno a Lleida. Estas medidas fueron acompañadas del cierre de bares y restaurantes, jardines y parques. Estas medidas han dado, en general, sus frutos.

Artículo reservado a nuestros suscriptores Lea también Coronavirus: España, el país más afectado de Europa por la segunda oleada

Sin embargo, la comunidad autónoma de Madrid, en manos del Partido Popular (PP, de derechas) ha retrasado al máximo esta decisión. Y cuando se decretó -demasiado tarde, según los expertos- sólo se acordonaron los barrios obreros de la ciudad donde la situación era dramática.

El gobierno socialista español, cansado de esperar una reacción contundente de la región, finalmente se vio obligado a cerrar toda la capital. El partido de extrema derecha Vox, además, no dejó pasar la oportunidad de convocar una manifestación, en coche, contra el «totalitarismo» del ejecutivo el lunes 12 de octubre.

Las restricciones se multiplican

El estado de alerta ha servido, probablemente, más para evitar que los madrileños contagien el virus en sus segundas residencias durante el fin de semana largo de la fiesta nacional del 12 de octubre, que para frenar la contaminación intramuros, donde conviven 3,3 millones de habitantes.

Te queda un 20,02% de este artículo por leer. El resto es sólo para los suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *