Jerga cerebral

, Author

Los malos sueños harían más fácil enfrentarse a la realidad una vez despierto.

Los sueños -creadores de situaciones controladas- podrían entrenarnos para enfrentarnos a ciertas situaciones emocionalmente fuertes para estar mejor preparados durante los eventos de la vida real.

Crónica emitida el 19 de marzo de 2020. Se puede acceder a todas las columnas en una lista de reproducción dedicada.

Para más información:

» Malos sueños para enfrentarnos a nuestros miedos en la realidad» por la redacción de Radio Canadá. Publicado en Ici – Radio Canadá, el 25/11/2019. Consultado el 24/03/2020. Enlace: https://ici.radio-canada.ca/nouvelle/1404782/reves-cauchemars-peurs-preparation-psychologie-realite.

Otro episodio del podcast enlazado:

» La Tête Dans Le Cerveau #111 – Las películas de superhéroes que te dan miedo «.

» La Tête Dans Le Cerveau #117 – L’apaisante frayeur «.

Fuentes :

Alves F.H.F. et al. (2013). Implicación de la corteza insular en la consolidación y expresión del condicionamiento contextual del miedo. European journal of neuroscience, 38 (2) : 2300-2307.

Blake Y. et al. (2019). El papel de la amígdala basolateral en el sueño. Cortex, 113 : 169-183.

Bradley M.M. et al. (2008). La pupila como medida de excitación emocional y activación autonómica. Psychophysiology, 45 (4) : 602-607.

Braun A.R. et al. (1997). Regional cerebral blood flow throughout the sleep-wake cycle. An H2(15)O PET study. Brain, 120 (7) : 1173-1197.

Carr M. et Nielsen T.A. (2015). Sueños diurnos y sueños de siesta : comparaciones de contenido. Consciousness and cognition, 36 : 196-205.

Cartwright R. et al. (1998). Role of REM sleep and dream affect in overnight mood regulation : a study of normal volunteers. Psychiatry research, 81 (1) : 1-8.

Cartwright R. et al. (2006). Relación de los sueños con las preocupaciones de la vigilia. Psychiatry research, 141 (3) : 261-270.

Casanova J.P. et al. (2016). Un papel para la corteza insular interoceptiva en la consolidación del miedo aprendido. Behavioural brain research, 296 : 70-77.

Fosse R. et al. (2001). La mente en el sueño REM : informes de la experiencia emocional. Sleep, 24 (8) : 1-9.

Goldstein A.N et Walker M.P. (2014). El papel del sueño en la función cerebral emocional. Annual review of clinical psychology, 10 : 679-708.

Hartmann E. (1996). Esbozo para una teoría sobre la naturaleza y las funciones del sueño. Dreaming, 6 (2) : 147-170.

Hobson J.A. et Pace-Schott E.F. (2002). La neurociencia cognitiva del sueño : sistemas neuronales, conciencia y aprendizaje. Nature reviews neuroscience, 3 : 679-693.

Kamphuis J. et al. (2012). El mal sueño como un potencial factor causal en la agresión y la violencia. Sleep medicine, 13 (4) : 327-334.

Kramer M. (1991). La pesadilla : un fracaso en la función del sueño. Dreaming, 1 (4) : 277-285.

Levin R. et Nielsen T.A. (2007). Disturbed dreaming, posttraumatic stress disorder, and affect distress : a review and neurocognitive model. Psychological bulletin, 133 (3) : 482-528.

Merritt J.M. et al. (1994). Perfiles de emoción en los sueños de hombres y mujeres. Consciousness and cognition, 3 (1) : 46-60.

Nielsen T.A. (2017). La hipótesis de la aceleración del estrés en las pesadillas. Frontiers in neurology, 8 (201) : 1-23.

Nielsen T.A. et Levin R. (2007). Pesadillas : un nuevo modelo neurocognitivo. Sleep medicine reviews, 11 (4) : 295-310.

Pereira M.G. et al. (2010). La emoción afecta a la acción : la corteza midcingulada como nodo pivote de la interacción entre la emoción negativa y las señales motoras. Cognitive, affective, and behavioral neuroscience, 10 : 94-106.

Quirk G.J. et al. (2003). La estimulación de la corteza prefrontal medial disminuye la capacidad de respuesta de las neuronas de salida de la amígdala central. Journal of neuroscience, 23 (25) : 8800-8807.

Revonsuo A. (2000). La reinterpretación de los sueños : una hipótesis evolutiva de la función de soñar. Behavioral and brain sciences, 23 (6) : 877-901.

Roussy F. et al. (2000). Acontecimientos cotidianos y contenido de los sueños : intentos infructuosos de emparejamiento. Dreaming, 10 (2) : 77-83.

Scarpelli S. et al. (2019). El papel funcional del sueño en los procesos emocionales. Frontiers in psychology, 10 (459) : 1-16.

Schredl M. (2010). Características y contenidos de los sueños. International review of neurobiology, 92 : 135-154.

Schredl M. et Doll E. (1998). Las emociones en los sueños diarios. Consciousness and cognition, 7 (4) : 634-646.

Schwartz S. (2003). ¿Se repiten los episodios vitales durante el sueño? Trends in cognitive sciences, 7 (8) : 325-327.

Schwartz S. (2004). Qué puede revelar el sueño sobre las funciones cognitivas y cerebrales durante el sueño ? Un análisis léxico-estadístico de los informes de los sueños. Psychologica belgica, 44 (1-2) : 5-42.

Schwartz S. et Maquet P. (2002). Imágenes del sueño y la evaluación neuropsicológica de los sueños. Trends in cognitive sciences, 6 (1) : 23-30.

Siclari F. et al. (2017). Los correlatos neurales del sueño. Nature neuroscience, 20 (4) : 872-878.

Sikka P. et al. (2018). La tranquilidad y la ansiedad en el estado de vigilia están relacionadas con el contenido afectivo de los sueños. Scientific reports, 8 (12762) : 1-13.

Sterpenich V. et al. (2014). El sueño agudiza la codificación del estímulo sensorial en la corteza visual humana después del condicionamiento del miedo. Neuroimage, 100 : 608-618.

Sterpenich V. et al. (2020). El miedo en los sueños y en la vigilia : evidencia de la homeostasis afectiva día/noche. Human brain mapping, 41 (3) : 840-850.

Valli K. et al. (2005). La teoría de la simulación de la amenaza de la función evolutiva del sueño : evidencia de los sueños de los niños traumatizados. Consciousness and cognition, 14 (1) : 188-218.

Walker M.P. et van der Helm E. (2009). ¿Terapia nocturna? El papel del sueño en el procesamiento cerebral emocional. Psychological bulletin, 135 (5) : 731-748.

Yoo S.-S. et al. (2007). El cerebro emocional humano sin sueño – una desconexión de la amígdala prefrontal. Current biology, 17 (20) : 877-878.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *