Los Doce Apóstoles: ¿evidencia de un liderazgo exclusivamente masculino en la Iglesia?

, Author

¿Serán los Doce los únicos modelos en cuanto a roles de autoridad en la Iglesia? En la segunda parte de su artículo «En la Biblia, los hombres y las mujeres tienen el mismo estatus», Philip Payne analiza el ministerio de Jesús y los roles otorgados a las mujeres en la Iglesia primitiva.

Jesús y las mujeres

Mujeres… ¿subordinadas?

Tanto en sus palabras como en sus acciones, Jesús trató a las mujeres como iguales a los hombres, sin subordinarlas ni frenarlas en sus funciones (Mateo 12:49-50; 15:38; 25:31-46; Marcos 3:34-35; Lucas 8:21; 11:27-28). Al considerar a las mujeres como iguales a los hombres, Jesús revocó los códigos legales, sociales y religiosos de su época.

  • En cuestiones legales, especialmente el divorcio y el adulterio, donde los derechos de las mujeres estaban restringidos, Jesús puso a hombres y mujeres en igualdad de condiciones.
  • En una sociedad en la que las mujeres eran consideradas menos inteligentes y moralmente más vulnerables que los hombres, Jesús respetó la inteligencia de las mujeres y su vida espiritual, como lo demuestran las grandes verdades espirituales que enseñó por primera vez a las mujeres, a la samaritana, (Juan 4:10-26) y a Marta, en particular (Juan 11:25-26).
  • En una cultura que desaprobaba la educación religiosa de las mujeres, Jesús las animó a ser sus discípulas. Por ejemplo, cuando María «se sentó a los pies de Jesús y escuchó lo que decía», asumiendo así la actitud y la posición de un discípulo, Jesús dijo de ella: «María ha elegido la parte buena; no le será quitada» (Lucas 10:38-42). (13)

…excluidos de las funciones docentes?

Se acepta generalmente, que en la época de Jesús, los discípulos debían seguir las enseñanzas de los rabinos, convirtiéndose prácticamente en rabinos ellos mismos y los discípulos de los rabinos eran exclusivamente hombres. Al formar a discípulos y discípulas, Jesús quiso decir que quería que las mujeres enseñaran lo sagrado, al igual que los hombres.

… excluidas de puestos importantes en el liderazgo de la iglesia?

Dicho esto, al elegir deliberadamente a doce apóstoles varones para dirigir la iglesia primitiva, ¿prohibía Jesús a las mujeres cualquier responsabilidad en la iglesia? No. La elección de doce apóstoles varones no excluye a las mujeres de las responsabilidades en la iglesia, como tampoco excluye a los no judíos o a los esclavos. Es notable que las dos figuras más influyentes de la iglesia primitiva, Santiago el hermano de Jesús (Hechos 15:13; Gálatas 11:19) (14) y Pablo, no pertenecían al círculo de los doce apóstoles, aunque, al igual que la mujer Junia, también eran apóstoles. (15) Dado que otros apóstoles, además de los Doce, ocuparon puestos importantes en el liderazgo de la Iglesia, ¿por qué los Doce deberían ser nuestro único modelo en cuanto al liderazgo en la Iglesia?

¿Por qué, entonces, los doce apóstoles varones?

Preguntémonos entonces por qué Jesús eligió sólo a hombres y no a mujeres para formar el círculo de los doce apóstoles. Aunque el Nuevo Testamento no nos da sus razones, Jesús eligió a los hombres por dos motivos:

  • Para evitar el escándalo. Si Jesús hubiera admitido a las mujeres en las reuniones al aire libre o al atardecer, en la oscuridad, especialmente en lugares desiertos o en lugares como el huerto de Getsemaní, habría levantado sospechas morales, no sólo de Jesús, sino también de estos doce de los que dependía la integridad de la Iglesia.
  • Para el paralelo simbólico. Al nombrar a doce hombres, judíos y libres, Jesús estaba recordando el paralelismo entre los doce hijos de Israel y reforzando el simbolismo de la Iglesia como «el nuevo Israel».»
    • Y luego, al elegir a las discípulas (ver arriba), Jesús muestra que su elección de doce apóstoles varones no excluye a las mujeres del liderazgo en la Iglesia.

      …prohibido anunciar el Evangelio a los hombres?

      Tampoco Jesús prohibió a las mujeres anunciar el Evangelio a los hombres.

      • El primer misionero cristiano fue una mujer samaritana:

      «Muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en Jesús por las palabras de la mujer que daba este testimonio» (Juan 4:39; 28-42).

      • La primera persona a la que Cristo resucitado encargó que proclamara el evangelio de su resurrección y su próxima ascensión a Dios Padre fue María Magdalena (Juan 20:14-18). Dado que «apóstol» significa «enviado», no es erróneo decir que Cristo la nombró apóstol de los apóstoles.

      El liderazgo tal y como lo redefinió Cristo, es decir, el de un humilde maestro-sirviente (por ejemplo. Juan 13:3-17), es al menos tan exclusivo de los hombres como de las mujeres.

      El resto de este artículo aparecerá en Serving Together a finales de este año.

      • Publicado en colaboración con Christians for Biblical Equality International
      • Philip B. Payne es el autor de Man and Woman, One in Christ (Hombre y mujer, uno en Cristo), Zondervan, 2009.
        • Sobre el mismo tema ver también:

          • «¿Por qué no hay ninguna mujer entre los 12? » por Marie-Noëlle Yoder
          • «¿Por qué Jesús no eligió a una mujer apóstol?» por Christophe Paya

          Referencias

          13. Véase Richard Bauckham, Gospel Women: Studies of the Named Women in the Gospels (Grand Rapids: Eerdmans, 2002).

          14. F.F. Bruce; The Acts of the Apostles: The Greek Text with Introduction and Commentary (2ª ed.; Grand Rapids: Eerdmans, 1952), 296, señala que las Homilías Clementinas designan a Santiago como «obispo de obispos» y responsable de la iglesia de Jerusalén y de todas las iglesias verdaderamente derivadas de la Divina Providencia.»

          15. Pablo define al apóstol como alguien que ha encontrado a Cristo resucitado (1 Cor 9:1; 15:8; Gál 1:1, 15-17), recibe el encargo de predicar el Evangelio y soporta las pruebas y sufrimientos de la labor misionera (Rom 1: 1-5; 1 Cor 1: 1; 15: 10; Junia estuvo en la cárcel con Pablo, Rm 16: 7); también da fruto (1 Cor 9: 1; 15: 10) y se apoya en los prodigios, maravillas y milagros (2 Cor 12: 11-12). Aunque algunos traductores cambian «Junia» por «Junias» como nombre masculino en Rom 16:7, la gran mayoría de los relatos creíbles de la iglesia del primer siglo hablan de «Junia» como mujer. Véase el excelente libro de Eldon J. Epp, Juna: A Female Apostle Resurrected by Exegesis (Minneapolis: Fortress, 2005), 2381.

          Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *