LS – The Stomatology Newsletter La revista para odontólogos, estomatólogos y cirujanos maxilofaciales

, Author

La cirugía oral lleva varios años utilizando las nuevas técnicas de imagen digital. Estas innovaciones se han introducido en nuestra práctica diaria. Junto a las imágenes «2D», encontramos las «3D» con el haz de cono (o tomografía de volumen de haz de cono) en nuestras consultas.

Publicación de LS n°63

Autor:
Dra. Hélène MARTIN THOME
Cirujana dental, Cesson Sévigné (Rennes)
DESCB
Asignada al CHU Rennes, departamento de cirugía oral
Ex asistente del CHU Rennes

La cirugía oral utiliza desde hace varios años las nuevas técnicas de imagen digital. Estas innovaciones se han impuesto en nuestra práctica diaria. Junto a las imágenes «2D», encontramos las «3D» con el haz de cono (o tomografía de volumen de haz de cono) dentro de nuestras consultas.

Las ventajas del haz de cono sobre el TAC se reconocen cuando la indicación está bien establecida. Se puede ahorrar un tiempo valioso instalando equipos de rayos X en nuestras instalaciones. Las recomendaciones de protección radiológica son esenciales para que el paciente se exponga lo menos posible a la radiación.

Además, el haz de cono es complementario a la ortopantomografía y a las vistas retroalveolares.

El haz de cono con el que estoy equipado es el Galileos® de SIRONA, con una adquisición de alta definición de un gran campo, reconstrucciones multiplanares. Así que trabajo todos los días con imágenes en 3D!

Intentaré compartir con vosotros, con la ayuda de casos clínicos, mi experiencia en cuanto al uso de estas imágenes.

Los campos de aplicación son múltiples:

  1. Examen clínico complementario

  2. Preimplante

  3. Examen de control

  1. Examen clínico adicional

El haz cónico nos permite afinar nuestros diagnósticos, nuestra toma de decisiones y, por tanto, nuestro plan de tratamiento y su pronóstico. En efecto, tras el interrogatorio, los exámenes clínicos intra y extra orales, la mayoría de las veces son necesarios los exámenes radiológicos. El ortopantomograma o las radiografías retroalveolares pueden ser suficientes para nosotros. Sin embargo, creo que el 3D puede ayudarnos a determinar con precisión las relaciones anatómicas entre los dientes y la lesión, una raíz y el nervio alveolar inferior, el grosor de las corticales, las vías de acceso a las lesiones o a los dientes… Todos estos datos aumentan el carácter predictivo de nuestras observaciones y nos permiten mejorar nuestras explicaciones al paciente, para especificarle mejor los posibles peligros relacionados con nuestras intervenciones así como las posibles secuelas.

Caso 1: Sr. B.

15 años, caninos impactados

Este joven paciente tiene tres caninos impactados. Los dos caninos maxilares serán despejados y luego extraídos mientras que el canino mandibular derecho será extraído.

Foto 1: panorámica

Fotos 2, 3 y 4: imágenes de 13

Fotos 5, 6 y 7: Imágenes de 43

Caso 2: la señorita B.

21 años, Muelas del juicio impactadas

Esta joven acude para la extracción de sus cuatro muelas del juicio impactadas

Foto 8: panorámica

Fotos 9 y 10: imágenes de las 38

Caso 3: Señorita H

41 años, 38 incluida con ápice cercano al nervio alveolar inferior, para ser extraída

Fotografía 20: panorámica

Fotografías 21, 22 y 23 : situaciones anatómicas del 38

Caso 4: el Sr. D.

Este paciente presenta una lesión verstibular fistulizada de 11. Presenta sin dolor

34 años, imagen radiográfica

Foto 11: panorámica

Fotos 12 y 13: imágenes de 11

Caso 5: Sra. H.

60 años, Búsqueda de focos infecciosos

Foto 24: panorámica

Fotos 25 y 26: Imágenes de 45

Fotos 27 y 28: imágenes de 24

Caso 6: Sra. R.

64 años, fractura radicular

Este paciente acude a la consulta para extraer un 11 fracturado

Imagen 14: panorámica

Imagen 15: imagen del 11

Todos estos casos ilustran el valor del 3D. Estas imágenes nos permiten aumentar la calidad de nuestra atención, la rapidez de nuestros procedimientos y, por tanto, la satisfacción de los pacientes.

  1. Examen previo al implante

Las imágenes 3D en la consulta también pueden utilizarse en implantología. Simplifica nuestros enfoques de diagnóstico, nuestras preparaciones de planes de tratamiento (simulación de implantes, preparación de guías quirúrgicas) y facilita nuestras intervenciones.

De hecho, el rendimiento del haz de cono en términos de precisión y fiabilidad de las mediciones es importante y el software de planificación de implantes está vinculado al software de imagen.

CAS 6: Mr.

Este paciente vuelve cuatro meses después de la extracción de su 11, con el relleno del alveolo utilizando un Geistlich combi-kit®.

34 años, 11 ausentes

Foto 16: panorámica

Foto 17: programación del implante en 11

Todas nuestras imágenes en 3D pueden también en implantología informarnos sobre las relaciones anatómicas entre los diferentes elementos. Podemos definir los límites de los senos, el recorrido de los nervios alveolares inferiores, las curvaturas radiculares… Así podremos elegir nuestros implantes y programar la colocación en buenas condiciones.

Caso 7: Sr. L.

60 años, necesidad de relleno de senos

Este paciente presenta una falta de altura ósea que requiere un relleno de senos.

Foto 40: panorámica

Fotos 41y 42:imágenes postoperatorias

  1. Examen de control

Por último, es importante saber utilizar el 3D para seguir la evolución a corto, medio y largo plazo de las situaciones clínicas encontradas. Un seguimiento riguroso nos permite a menudo evitar o anticipar las complicaciones.

Caso 7: Sr. D.

Este paciente vuelve seis meses después de la colocación de un implante en 11, con regeneración ósea guiada utilizando bio-oss® de Geistlich, para el descubrimiento del implante.

34 años, implante en 11

Foto 18: panorámica

Foto 19: implante en 11

CAS 8: Sra. D.

50 años, necesidad de injerto óseo del sector 1

Este paciente tiene una falta de hueso en sentido anteroposterior que requiere injerto óseo aposicional.

Foto 37: panorámica

Fotos 38 y 39:imágenes postoperatorias

Caso 9: Sr. G.

53 años, gran imagen radiolúcida en el vértice del 45

Fotografía 29: panorámica

Fotografías 30, 31, 32: imágenes preoperatorias

Fotos 33, 34, 35, 36: Imágenes postoperatorias

Conclusión:

El haz cónico es una verdadera herramienta que nos permite optimizar nuestro trabajo. La mejora de nuestras aproximaciones diagnósticas nos permite un mejor manejo de los pacientes antes, durante y después de nuestros procedimientos.

También es un muy buen medio de comunicación que facilita la visualización de nuestras palabras por parte de los pacientes y, por tanto, la aceptación de los planes y estimaciones de tratamiento. Gracias a la digitalización de los datos (CD rom, correos electrónicos…), se simplifica el intercambio con otros profesionales interesados por el paciente.

Debo sin embargo matizar mis entusiastas observaciones por el hecho de que el precio de las instalaciones sigue siendo elevado, que las normas de radioprotección nos imponen una importante vigilancia para no abusar de estas técnicas y que es importante seguir una formación continua para adquirir una verdadera competencia en la interpretación de las imágenes.

Carta de Publicación de Estomatología 63 – Septiembre 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *