Nuevas medidas para acelerar la digitalización de los sistemas judiciales e impulsar la formación de los profesionales de la justicia.

, Author

La cuestión de la modernización de nuestros sistemas judiciales no es, en sí misma, una preocupación reciente. Pero una verdadera estrategia parece estar tomando forma hoy en día.

Didier Reynders (el Comisario Europeo de Justicia) recordó el doble contexto en el que se desarrollan estas nuevas acciones: por un lado, «los jueces, los abogados, los fiscales -cualquiera que trabaje en el ámbito de la justicia- tienen que enfrentarse a los retos del siglo XXI, entre los que se encuentra la inteligencia artificial, todo un universo nuevo que tenemos que explorar en el pleno respeto de los derechos fundamentales. Por otro lado, y quizás de forma más circunstancial, «la reciente crisis de Covid-19 ha sido un poderoso recordatorio de la necesidad de una rápida digitalización de la justicia. Estoy convencido de que el paquete de medidas que hemos adoptado hoy permitirá a los ciudadanos y a las empresas por igual, en cualquier lugar de la Unión, acceder fácilmente a la justicia, no solo fuera de línea, sino también en línea.»

La crisis económica y sanitaria vinculada a Covid-19 ha sido, sin duda, un acelerador del uso digital. Sin embargo, como señala Věra Jourová (Vicepresidenta de Valores y Transparencia), «los sistemas judiciales deben seguir el ritmo de la transformación digital y responder a las expectativas de los ciudadanos. Como los tribunales nacionales son también tribunales de la UE, apoyamos firmemente este nuevo enfoque de la digitalización de los sistemas judiciales. Mejorará el acceso a la justicia y la cooperación en el espacio de libertad, seguridad y justicia de la UE, así como el funcionamiento del mercado interior.»

A partir de estas posiciones, la Comisión Europea está avanzando no sólo en la digitalización de los sistemas judiciales de la UE, sino también en la formación de los profesionales del Derecho.

Digitalización de los sistemas judiciales de la UE.

La pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de acelerar la digitalización de la justicia para dar en cualquier situación acceso a empresas y ciudadanos a la justicia, por tanto, online. Independientemente de las circunstancias, aunque sean excepcionales, la justicia debe seguir siendo accesible. Están en juego los propios valores que sustentan nuestros Estados de Derecho, y la digitalización es uno de los vectores; también permite modernizar el acceso para mejorar el funcionamiento transfronterizo y la eficacia de los «servicios» prestados.

Aquí se presentan cuatro de las herramientas presentadas para promover el uso de las herramientas digitales por parte de los Estados miembros:

- Hacer de lo digital la opción por defecto en la cooperación judicial transfronteriza: hasta la fecha, muchos procedimientos judiciales, incluidos los transfronterizos, se siguen realizando en papel y por correo. La Comisión Europea preparará una propuesta legislativa para digitalizar los procedimientos de cooperación judicial transfronteriza en materia civil, mercantil y penal. La adopción está prevista para finales de 2021.

- Lucha contra la delincuencia transfronteriza: se va a actualizar el Sistema de Gestión de Casos (CMS) de Eurojust, que permite a la agencia cruzar diferentes casos para coordinar la lucha contra la delincuencia transfronteriza grave en la UE, incluido el terrorismo. A través de «enlaces de coincidencia/no coincidencia» entre sus sistemas de gestión de casos, Eurojust, Europol y la Fiscalía Europea estarán al tanto de las investigaciones y procesamientos en curso.

- Mejor acceso a la información: las bases de datos electrónicas son fáciles de buscar, reducen los costes para los usuarios y son a prueba de crisis. Pero todavía hay que animar a los Estados miembros a que digitalicen sus registros y trabajen por la interconexión.

- Herramientas informáticas para la cooperación transfronteriza: e-CODEX (e-Justice Communication via Online Data Exchange) es la principal herramienta para la cooperación segura en los procedimientos transfronterizos en materia civil, mercantil y penal. Hasta la fecha, sólo unos pocos Estados miembros utilizan e-CODEX. La Comisión se propone hacer de e-CODEX la norma de referencia para la comunicación digital segura en los procedimientos judiciales transfronterizos en todos los Estados miembros.

Formación judicial europea.

Paralelamente, la Comisión se propone equipar a los jueces, fiscales y profesionales del Derecho para que puedan hacer frente a los retos del siglo XXI, entre ellos el de la digitalización. En términos más generales, pretende aprovechar las oportunidades digitales para promover una «cultura judicial europea común».

El Informe Anual 2020 sobre la Formación Judicial Europea muestra que en 2019, más de 180.000 profesionales de la justicia recibieron formación sobre el derecho de la UE o sobre el derecho de otro Estado miembro. En total, desde la adopción de la primera estrategia de formación judicial en 2011, 1,2 millones de profesionales de la justicia han recibido formación en Derecho de la Unión. Y esto, en concreto, a través de la Plataforma Europea de Formación.

El objetivo ahora es ampliar el alcance de la oferta formativa de la UE a los profesionales de la Justicia para incluir nuevos ámbitos de actuación, como la digitalización y la inteligencia artificial. ¿El objetivo? Dotarles de los conocimientos y habilidades necesarios para afrontar los retos del siglo XXI. Los objetivos fijados son ambiciosos: para 2024, el 65% de los jueces y fiscales y el 15% de los abogados recibirán formación en Derecho de la UE cada año.

De forma más amplia, la estrategia de formación de la Unión también apoya a los profesionales de la justicia en los Balcanes Occidentales y en otros países socios de la UE, África y América Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *