¿Por qué lloramos con ciertas películas o al escuchar ciertas canciones?

, Author


¿Por qué lloramos en el cine
Por qué lloramos en el cine? © Getty

El llanto, música & fluida

De los ojos húmedos a los torrentes de lágrimas, de los sollozos apagados a las lágrimas calientes, el llanto puede ser discreto o demostrativo, reservado a la intimidad o vertido en público. Pero si hay diversidad de llantos, todos están unidos tras la idea: «llanto, líquido». Como si hubiera algo en nosotros que fuera duro, que no pudiera salir, y que la acción de llorar lo «licua» y nos alivia…

El filósofo Francis Métivier señala que la música es como el llanto: es fluida. El llanto y la música son dos movimientos que van en la misma dirección, y que se unen…

El llanto, la música & los recuerdos

A menudo las canciones nos traen recuerdos y emociones. Y en los momentos difíciles, cuando se pasa por una ruptura, por ejemplo, tendemos a traer a nuestra memoria todas las canciones de amor decepcionado, rupturas, etc. Provocamos una especie de reclamo narcisista y egoísta de una canción que nos hace encontrarnos en una comunidad de lágrimas. Uno se identifica con el que canta.

También lloramos de alegría en algún lugar ya que pensamos que el que canta nos entiende, que siente lo mismo que nosotros: así no estamos solos al experimentar esta tristeza.

Nothing Compares 2U: una emotiva canción de ruptura de Sinead O’conor:

¿Por qué lloramos en el cine (incluso cuando no queremos)?

Para la historiadora Carole Desbarats, el escenario del cine es propicio para dejarse llevar. Es un retiro voluntario en la oscuridad en medio de una comunidad efímera donde podemos dejarnos llevar por emociones que, quizás, por mandato cultural, nos prohibimos.

Delante de una película, hay un sistema de capilaridad. Casi se puede hablar de identificación. Las lágrimas en la pantalla atraen las de los espectadores. Lágrimas que no son necesariamente las más conmovedoras. Aunque Frank Capra dijera que había avanzado en su concepción del cine cuando comprendió que era necesario que fuera el espectador quien llorara, y no su actor.

Carole Desbarats habla de «lágrimas estéticas» cuando se llora mientras en la pantalla no se tiene una imagen triste. Pone el ejemplo de un pasaje de El Principito dijo, la película de Christine Pascal: en un momento dado, se tiene una imagen absolutamente serena de una niña subiendo la colina con su papá, la banda sonora que acompaña estas imágenes es la música de Una pavana para una infanta muerta de Ravel, y el espectador sabe que la niña va a morir. Es imposible ver este pasaje sin llorar, mientras que en la imagen, objetivamente, no hay nada triste.

Vaya más lejos

🎧 ESCUCHAR Gran dedicación al beneficio de las lágrimas con :

  • Francis Métivier, profesor de filosofía, músico, autor de La joie des larmes
  • Anne Vincent-Buffault, historiadora, autora de Histoire des larmes
  • François Lelord, psiquiatra, autora de Hector et les lunettes roses
  • Carole Desbarats, historiadora, directora de comunicación y difusión del conocimiento en la École Normale supérieure
    • .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *