Presidencial: ¿cómo crear empleo?

, Author

Hay 500.000 parados más que en 2012 (para la categoría A). Un millón 200.000 si tomamos todas las categorías. Todos los candidatos se comprometen a invertir la tendencia, pero sus métodos, por supuesto, divergen, y dependen del diagnóstico que hagan sobre las razones del desempleo.

François Fillon el método clásico en más fuerte

En primer lugar, está el método clásico, el que quiso adoptar François Hollande, y que será continuado por François Fillon pero con menos timidez, hasta el supuesto punto de la ruptura. El diagnóstico es que hay desempleo en Francia porque las empresas francesas no son lo suficientemente competitivas, así que si bajamos sus cargas, sus impuestos y las limitaciones que pesan sobre ellas, especialmente los umbrales sociales o las indemnizaciones de los tribunales industriales, todo irá mejor. Con su programa de choque, el candidato republicano pretende devolver la tasa de paro al 7%.

Jean-Luc Mélenchon, el choque de la recuperación

Diametralmente opuesto a este programa, el de Jean Luc Mélenchon, que también quiere jugar con la oferta de empleo, pero a través de un estímulo fiscal de 273.000 millones de euros en el quinquenio. Un plan de inversiones de 100.000 millones de euros, sobre todo en la transición energética, y 173.000 millones de gasto público que financiarán 200.000 puestos más de funcionarios, y contratos subvencionados para jóvenes y parados de larga duración. Jacques Cheminade también cuenta con los empleos públicos para reducir el desempleo. En total, Jean Luc Mélenchon promete 3 millones de puestos de trabajo más durante su quinquenio.

Emmanuel Macron «Actúa con las dos manos», Benoît Hamon, compartiendo trabajo

Para aumentar la oferta de puestos de trabajo de mercado, el candidato de En Marche también favorece a las empresas, pero menos que François Fillon. Al igual que Jean-Luc Mélenchon, lanza un plan de inversión. El suyo es de 50.000 millones de euros en el quinquenio, sobre todo en la transición energética, la modernización de la agricultura y la renovación térmica de los edificios públicos. Jean Pisani-Ferry, el economista que participó en la elaboración de su programa, habla de «acción a dos manos». La segunda mano es la formación.

Del 10% de parados en Francia Jean Pisani-Ferry, un tercio está sin diploma, ni siquiera un CAP, y casi un tercio no tiene el nivel de Bac. Por ello, Emmanuel Macron propone reorganizar el sistema de formación, especialmente para los menos cualificados.

Benoit Hamon evoca, por su parte, el reparto del trabajo como solución, pero sin imponer la jornada legal a las 32h. También hay una dosis de keynesianismo en su programa: la renta universal es una forma de crear empleo haciendo una recuperación a través de la demanda.

Las soluciones que nunca se han probado

La prohibición del despido que defienden juntos la APN y Lutte Ouvrière para quien «antes de crear empleo, dejemos de destruirlo».

Y luego están los proyectos nacionalistas, que quieren recrear los sectores productivos franceses, proteger los empleos franceses mediante el llamado proteccionismo inteligente y prometer el fin de la Directiva de Trabajadores Desplazados.

En este campo encontramos a Nicolas Dupont Aignan, François Asselineau y Marine Le Pen, que promete, como los candidatos de la izquierda también, más empleos públicos.

El premio a la propuesta más novedosa es para Jean Lassalle, que propone la instauración de una formación rápida, en campos llamados «Boot Camp». La idea es crear campamentos de verano de unas semanas de duración en los que los jóvenes, los desempleados o los empleados que deseen reciclarse puedan adquirir los fundamentos de una nueva profesión; sobre todo en sectores en los que escasea la mano de obra.

En el ámbito de la informática, del Big Data, que es el mío, explica Frédéric Lefebvre, se aprende un nuevo lenguaje informático en seis semanas. ¿Por qué no podemos aprender fontanería en pocas semanas? ¿Por qué un empleado que quiera cambiar de trabajo no podría utilizar sus vacaciones para aprenderlo?

La mejor solución se atribuye a ….

Depende de los think tanks o economistas que hagan los cálculos. Según la capilla, los economistas están divididos sobre los resultados.

Esto es comprensible, ya que se ven obligados a ejecutar modelos, que no siempre son los mismos. Tal vez recuerden que, en otoño, un libro titulado «Negación económica» mostraba la profunda división de la economía. Ver aquí un post anterior sobre esto (que sigue siendo relevante) : Les sciences économiques à feu et à sang.

Además, los resultados dependen de los datos que introduzcamos en ellos, y para ello tenemos que hacer suposiciones sobre dos datos desconocidos:

  1. Primera incógnita, lo que se llama el multiplicador, es decir, el índice que vincula la evolución del gasto público con la tasa de crecimiento de la economía. El programa de choque de François Fillon puede tener un efecto recesivo y ser contraproducente para el empleo. La fuerte recuperación de Jean Luc Mélenchon puede provocar nuevos desequilibrios. El giro hacia la austeridad que tuvo que dar François Mitterrand dos años después de su fuerte programa de recuperación en 1981 está en la mente de todos. Este multiplicador se conocerá más adelante. La experiencia griega demuestra que a menudo se predijo mal, como reconoció posteriormente el FMI.
  2. Segunda incógnita, la restricción externa. ¿Cómo reaccionarán nuestros socios comerciales y los mercados financieros ante una disminución del gasto público, una salida del euro o medidas proteccionistas? Podemos adivinar, pero no podemos predecir

La última incógnita que añadiré, y que se aplica a todos los posts de esta semana. Entre estas promesas de campaña y su cumplimiento, seguramente habrá ajustes y renuncias. Del dicho al hecho puede haber un abismo.

Esto ya se puede ver, mirando los lugares de producción de los subproductos de esta campaña. Cada parte era libre de hacer que los productos se produjeran en Francia o no, y no todos utilizaron su margen de maniobra en este asunto, especialmente los que más defienden la «producción francesa» o denuncian las condiciones de trabajo fuera de nuestras fronteras. Ver aquí un post esclarecedor sobre el tema : Candidatos no siempre pro-hechos en Francia.

Bref, entre promesas, logros, suposiciones y factores exógenos, cada programa es un salto en lo desconocido.

Nos vemos en 5 años para hacer las cuentas…

Para leer y escuchar El desempleo, un tema de campaña…entre otros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *