Pruebas de laboratorio – Síndrome de Cushing

, Author


Exámenes

Cuando el médico sospecha de Síndrome de Cushing en un paciente, ordenará un examen (o prueba) de detección que puede ser complementado con otros exámenes cuando sea anormal.

Pruebas de detección biológica
Cortisol en sangre a las 8:00 am y a la medianoche: Normalmente la concentración circulante de cortisol es máxima por la mañana y mínima a la medianoche (ritmo circadiano). Sin embargo, la concentración de cortisol por la mañana puede ser normal durante el síndrome de Cushing o, por el contrario, estar aumentada en un sujeto sano simplemente por el estrés causado por la toma de muestras. Por lo tanto, el cortisol suele medirse a medianoche y a veces cada 4 horas durante 24 horas. Esta prueba suele reservarse para los pacientes hospitalizados. La concentración de ACTH puede medirse simultáneamente.

– Cortisol en orina de 24 horas: El resultado del ensayo, que refleja la secreción diaria de cortisol, es patológico cuando la orina contiene más cortisol de lo normal. La fiabilidad del análisis depende de la buena calidad de la recogida de orina de 24 horas.

– Frenado débil por dexametasona: El paciente toma un comprimido que contiene 1 mg de dexametasona a las 11 de la noche y se mide el cortisol en sangre a la mañana siguiente. La dexametasona (un glucocorticoide sintético que actúa como el cortisol) hace que la concentración de cortisol en sangre se desplome.

En diversas situaciones, tratamientos farmacológicos, ansiedad y obesidad, la dosificación puede no ser totalmente concluyente y el médico debe entonces prescribir otras pruebas. Además, cuando hay hipercortisolismo, se realizan pruebas adicionales para determinar la causa del síndrome de Cushing.

– ACTH en sangre a las 8 horas. La concentración de ACTH disminuye cuando el síndrome de Cushing se debe a un tumor suprarrenal o cuando el paciente está tomando corticosteroides sintéticos.

– Frenado fuerte de la dexametasona: Esta prueba se utiliza para distinguir entre la ACTH hipofisaria y la ACTH ectópica (es decir, producida en algún lugar distinto de la hipófisis). La dexametasona se administra en dosis crecientes cuatro veces al día durante cuatro días. La dexametasona inhibe la secreción de ACTH y, por tanto, de cortisol. La ACTH producida por un tumor extrahipofisario no es normalmente inhibida por altas dosis de dexametasona, mientras que la ACTH producida por un tumor hipofisario sí lo es.

– Prueba de CRH. Las muestras de sangre se toman inmediatamente antes de la inyección de CRH, una hormona hipotalámica que estimula la secreción hipofisaria de ACTH, y luego 30 y 60 minutos después de la inyección. Normalmente, la ACTH aumenta a los 30 minutos y el cortisol muestra un aumento máximo a los 60 minutos. Cuando el síndrome de Cushing se debe a un tumor suprarrenal o a la producción ectópica de ACTH, hay poco o ningún aumento de las concentraciones de ACTH o cortisol.

Pruebas de imagen
– TAC. Se utiliza para el examen morfológico de las glándulas suprarrenales, la hipófisis y la demostración de tumores.
– Resonancia magnética (RM). Se utiliza para la demostración de tumores de la hipófisis y de las glándulas suprarrenales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *