Sarah Lotz: un crucero de terror, notablemente contado

, Author

Día cuatroPor Catherine Verne – Lagrandeparade.co.uk/ Historia de terror, notablemente contada. El aumento de la tensión está bajo control, la atmósfera está meticulosamente preparada, la construcción del universo es impecable. Sarah Lotz se confirma con este segundo de sus thrillers publicados por Fleuves como una profesional del género. Destila terror en pequeñas dosis in crescendo para atrapar al lector en medio de la nada, en una tierra de nadie que vacila entre la antesala del inframundo y el Triángulo de las Bermudas, pero que parece tocar los confines límbicos de la psique humana. Por eso es difícil poner palabras a la problemática aquí tratada, porque es imposible -e inapropiado, sin duda- racionalizar una aventura que se desarrolla francamente en el corazón de lo irracional. Lo que sí sabemos es que los pasajeros de un crucero se encuentran con el horror desde su cuarto día de navegación despreocupada. Seguimos el trágico destino de un puñado de ellos, que se vuelven familiares, incluso entrañables, capítulo tras capítulo. Si el tiempo -y, por tanto, la lectura- sigue beneficiándose de una apariencia de estructura gracias a estos marcadores, el espacio de la novela estalla muy rápidamente, dispersando sus hitos académicos (tierra, mar, puerto, ciudad) para abrazar la geometría no euclidiana de un universo dilatado que sufre contracciones temporales y espaciales muy desestabilizadoras en rápida sucesión. Así, toda la percepción humana se vuelve cambiante, sin ofrecer a la conciencia ninguna base fiable: ¿estamos aquí? ¿estamos ya aquí o seguimos aquí? ¿ha sucedido realmente el mañana al ayer? ¿han pasado años o meses en unos pocos días? En resumen: no pasa nada en este cuarto punto aislado de este plano paralelo a la realidad, cuya trama demencial recuerda a la famosa «cuarta dimensión». En los hechos que aquí se relatan, un barco adquiere la apariencia de un barco fantasma: en él, la muerte se codea con la vida, y la ilusión con la autenticidad. Detrás del talento del novelista para horrorizar, se construye toda una reflexión en torno a dos fuertes ejes, uno sobre lo que es la realidad y otro sobre lo que es morir. Alternando de un polo a otro de estas ecuaciones existenciales, el autor crea formidables efectos de cabeceo, y ¿qué podría ser más normal a bordo de un barco inclinado en un entorno marino que ha sido desmantelado? Sarah Lotz maneja el timón a la perfección para transmitir a sus lectores la náusea que se apodera de los pasajeros de este diabólico crucero, agotando los registros de lo lúgubre al multiplicar las descripciones morbosas: bocanadas nauseabundas, miasmas infecciosos, excrementos asquerosos pululan un poco más en el escenario en cada etapa de la narración construida como una espiral infernal. Este mundo sórdido es como la escoria de la sociedad que el autor clava en su lienzo como insectos secos para infligir una especie de juicio final, que no debe tomarse a la ligera: estafadores mediáticos, asesinos en serie, parásitos consumistas, alimañas sin escrúpulos, etc., se codean en un laberinto sin salida aparente, condenados a lidiar con los demonios de los demás. Contaminado por la dislocación del espacio, el tiempo enrolla su mecánica y también implosiona, vaciándose de su tejido lineal. Entonces, un remolino inmóvil se precipita en esta brecha vertiginosa: el de la eternidad. En este escenario al revés, el horror tiene ahora todo el tiempo del mundo para hacer su trabajo, y cada penitente tiene que ver cómo su salvación se aleja de él un poco más cada día, como la costa, que a veces se abandona alegremente con fanfarrias, para un crucero de… crucero de pesadilla. Haciéndose eco de esta aterradora sensación de estar pisando el agua, la novela termina como si nunca hubiera sido más que una introducción en virtud de esta despiadada evidencia: es siempre en el ojo de la tormenta que la tripulación que se cree más salvada es en realidad la más amenazada por las rompientes.

Cuarto día
Autor: Sarah Lotz
Editorial: Fleuve Noir
Publicación: 10 de marzo de 2016
Precio:19,90 euros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *