SNCF: la competencia llega a Nantes, ¡lo explicamos todo!

, Author

Al abrir a la competencia la explotación de las rutas Nantes-Lyon y Nantes-Burdeos Intercity, el Gobierno comienza a aplicar la reforma ferroviaria que aprobó el año pasado. Dentro de poco, los primeros competidores de la SNCF deberían llegar a Francia. Hacemos balance.

Las líneas internacionales están abiertas a la competencia desde 2009. Pero sólo una empresa se ha opuesto frontalmente a la SNCF: Thello. Una filial de la empresa estatal italiana Trenitalia, que opera los trenes nocturnos París-Milán-Venecia y una ruta clásica Marsella-Niza-Génova-Milán.

A partir de diciembre de 2020 -como en el caso de los trenes de alta velocidad- se permitirá a los operadores alternativos la circulación de trenes en las líneas clásicas, para las conexiones nacionales, «siempre que no perjudiquen el equilibrio económico de los contratos de servicio público». Es Arafer, el regulador, el que tendrá que juzgar si, por ejemplo, un París-Burdeos creado por una empresa ferroviaria no perturba demasiado los TER de Angulema-Burdeos.

¿Cuándo competirán los TGV con los de la SNCF?

La SNCF explota libremente los TGV. A partir de diciembre de 2020, tendrá que compartir sus franjas de tráfico con sus competidores… si es que los hay. En efecto, el «billete de entrada» será muy elevado en esta franja horaria, muy concurrida por la SNCF, que ha estado trabajando para subir de categoría (con inOui) y desarrollar una oferta de bajo coste (con Ouigo), o para crear filiales con sus vecinos, como Thalys y Eurostar.

Un potencial competidor tendrá que pedir franjas horarias de tráfico, encontrar equipos homologados para operar en Francia, contratar conductores, gestionar el marketing y la venta de billetes, etc.

Aunque Trenitalia ha dicho que está interesada, la competencia podría llegar primero desde el sur, con la española Ilsa, filial de la aerolínea Air Nostrum (grupo Iberia), que ha anunciado que abrirá pronto una ruta Madrid-Barcelona-Montpellier. En Europa, sólo Italo, empresa italiana de la que la SNCF fue accionista, se opone a los trenes de alta velocidad de Trenitalia.

¿Y en las regiones?

Los servicios de tren (TER) serán los más afectados por la llegada de la competencia, obligada por la directiva europea. Los organizan las regiones, que actualmente tienen que firmar acuerdos con la SNCF para gestionar los trenes. Pagan por ello 3.000 millones de euros al año, las tres cuartas partes de los costes de explotación.

A partir de ahora, las regiones convocarán concursos para elegir un operador que gestione la totalidad o parte de sus TER, durante unos años, en el marco de las delegaciones de servicio público. La SNCF puede ganar o no. A partir de diciembre de 2019, las regiones podrán seguir tratando directamente con la SNCF durante cuatro años u optar por organizar concursos, sin que la duración de los contratos adjudicados pueda superar los diez años.

Bretaña y Occitania cautelosas

A partir de diciembre de 2023, los concursos serán obligatorios. Así, las regiones más resistentes al cambio podrán, en teoría, mantener el monopolio de la SNCF en casa, sin salir a concurso, hasta finales de 2033.

La región PACA ya ha sondeado a posibles competidores lanzando una convocatoria de manifestaciones de interés. Hauts-de-France, Grand-Est, Normandía, Bourgogne-Franche-Comté, Auvergne-Rhône-Alpes y Pays-de-la-Loire también están interesados. En cambio, Occitania y Bretaña son mucho más prudentes.

La competencia será gradual: en un principio sólo debería afectar a ciertas rutas seleccionadas. Y, dados los procedimientos, los primeros «trenes de competición» no deberían circular antes de 2021. En cuanto a Île-de-France, le afectará entre 2023 y 2039, según las líneas.

¿Qué pasa con los Intercités?

Buena parte de los Intercités han sido cedidos a las regiones, o están en proceso de cesión, como París-Amiens-Boulogne, París-Orléans-Tours, París-Troyes-Belfort, Clermont-Nîmes, París-Caen-Cherburgo o París-Rouen-Le Havre. Por tanto, se convierten en TER.

El Estado sigue siendo responsable de las líneas París-Orléans-Limoges-Toulouse (POLT), París-Clermont, Burdeos-Toulouse-Marsella, Nantes-Lyon, Nantes-Burdeos y Toulouse-Hendaya. También le quedan los trenes nocturnos París-Briançon y París-Rodez/La Tour-de-Carol/Cerbère.

El calendario de apertura a la competencia es el mismo que el de los TER. El acuerdo con la SNCF se extiende, por el momento, hasta 2020. La ministra de Transportes, Elisabeth Borne, anunció en septiembre que la SNCF mantendría la explotación de los trenes nocturnos después de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *