Viajar con niños en Colombia

, Author

Un viaje en familia a Colombia puede ser una experiencia gratificante. Pasar tiempo de calidad con nuestros seres queridos, traer recuerdos, aprender una nueva cultura… Estos momentos pasados juntos refuerzan los vínculos entre jóvenes y mayores. Al partir hacia Colombia, los niños descubren un país completamente nuevo. Las leyendas sobre los amerindios les fascinan. Pueden ir a conocer la naturaleza, observar animales curiosos y divertirse en los parques de atracciones enclavados en el campo. Los adolescentes, por su parte, disfrutan especialmente del tiempo en la playa, del buceo, de los retos en el bosque, de los balnearios en lo profundo de la vegetación y de los increíbles escenarios para alimentar su colección en las redes sociales.

Como padres, encontrar el equilibrio adecuado entre los niños pequeños, los adolescentes y los sitios que nos interesan especialmente no es tarea fácil. Para lograr esta hazaña, hay que elegir el destino que pueda satisfacer a todos. También puede definir un itinerario en el que todos tendrán su momento de placer. En este último caso, cada miembro de la familia tendrá que participar en las actividades que los demás disfrutan: recorrer juntos la ruta de senderismo, disfrutar de la playa, montar en un tiovivo o ver a los animales.

Habla con tus hijos

Un viaje siempre empieza en casa. No espere a llegar a su destino para probarlo. Los momentos que pasáis juntos planificando estas vacaciones, definiendo el itinerario, haciendo la maleta son tan esenciales como el propio viaje.

Hablad del destino con vuestros hijos: su paisaje, su cultura, las leyendas que planean sobre la zona… Para cada ciudad que visitará en Colombia, los artículos de nuestro sitio incluyen fascinantes anécdotas sobre las antiguas tribus amerindias que vivían en estas tierras. Cada región tiene un pasado que merece ser contado. Puedes contárselas a tus hijos antes del viaje, durante el vuelo o cuando estés allí.

Preparando su maleta

Por regla general, ya sabemos lo que nuestros hijos necesitan para un viaje al extranjero: ropa ligera, varias mudas, portabebés adecuados, sus medicamentos habituales, pañales, juguetes…

El tipo de ropa que debes empacar para ellos depende totalmente de la zona de Colombia que quieras visitar. Si te diriges al norte, a la zona de Cartagena de Indias, Aracataca o Santa Marta, opta por ropa ligera como pantalones cortos y camisetas. No olvides sus accesorios de playa, su habitual jabón y sus sombreros. Tómese el tiempo necesario para visualizar las actividades que les gustan y adapte su lista a sus hábitos.

Si piensas visitar el centro del país como Bogotá, Villa de Leyva, Armenia o Salento, empaca ropa de manga larga y un suéter pequeño, pues las noches son bastante frescas. Si va al oriente, como a Yopal o a la región de los Llanos, lleve sus impermeables. Allí, los chubascos pueden producirse incluso durante la estación seca.

Una vez que hayas reunido todo lo necesario, deja que metan sus juguetes en la mochila mientras tú metes el resto en la maleta. Comprobarás lo que ponen ahí una vez que hayan terminado. Definitivamente, no te olvides de su cuaderno de dibujo, rotuladores, apps y pequeños juegos que les mantendrán entretenidos en la terminal del aeropuerto y en el avión sin agobiarte.

Enseñarles algunas palabras en español antes y durante el viaje seguro que les hace felices. Llevar un vídeo de ellos mientras dirigen un «¡la bolsa, por favor!» o «¡la pulsera, por favor!» al dueño de la tienda de regalos será un gran recuerdo.

Es una buena idea mencionar a tus hijos en el formulario ESTA si tu aerolínea tiene prevista una escala en Estados Unidos.

Resumen:

– Ropa ligera y de playa si vas al norte u occidente

– Ropa de manga larga y algo de ropa ligera para viajes al centro de Colombia

– Chubasqueros si piensas explorar la parte oriental del país

– Juguetes para mantenerlos ocupados en la terminal o en los tiempos de transporte

– Un portabebés adecuado para cuando tu pequeño se canse de caminar

– Su paquete de cuidados y sus medicamentos habituales

– No olvide rellenar su formulario ESTA si planea una escala en Estados Unidos

Algunas precauciones de seguridad

En Colombia, los barrios son bastante seguros. Como en cualquier viaje al extranjero, lo mejor es seguir algunas medidas de precaución cuando se va acompañado de los niños. Lo mejor es llevarlos de la mano en todo momento en las grandes ciudades y mantenerlos cerca de ti en los espacios públicos. Vigílalos cuando corran por zonas más abiertas. Pueden correr como locos por la playa, los jardines botánicos, los zoológicos o los parques de atracciones. Cuando salgas del hotel, no olvides llevar un botiquín, sus medicamentos y una lista de hospitales locales. Puede sonar drástico, pero cuando se trata de nuestros hijos, es mejor estar bien preparados.

Atracciones que tus hijos disfrutarán

En Colombia, los parques del departamento del Quindío son de los lugares más populares para los niños. En el «Parque nacional del Café» podrán aprender a cultivar el famoso café colombiano, montar en las atracciones y disfrutar de un gran espacio lleno de vegetación. En el «Parque nacional de la Cultura Agropecuaria» o PACA, podrán alimentar a los animales de granja, observar varias especies animales y ver espectáculos circenses.

Si estás de paso por Bogotá, llévalos a bordo del teleférico hasta la cima del cerro de Monserrate. Desde allí arriba, la vista de la capital es increíble. Al mismo tiempo, podrá disfrutar del hermoso jardín de su «Parque Corredor Ecológico». A pocas cuadras, los parques Salitre y el parque «Mágico y Mundo Aventura» también gozan de cierta popularidad entre los más pequeños.

En la localidad de Villa de Leyva, el «Festival de Papalotes» atrae a todos los niños del lugar. Ver cómo decenas de cometas se elevan sobre la plaza pública es un espectáculo que no querrían perderse por nada del mundo.

En Medellín, los grafitis de las «Escaleras Eléctricas» fascinan a los adolescentes. La historia de la Comuna 13, el barrio donde se desarrolló, es digna de una película de Hollywood. El pasado tumultuoso y el renacimiento de su comunidad se cuentan en el «Museo de la Memoria».

Si en cambio viajas al norte, las playas del Parque Nacional del Taynora son estupendas. El acuario «Mundo Marino», en la ciudad de Santa Marta, alberga numerosas especies marinas como tortugas, delfines y leones marinos. En Cartagena de Indias, la península de Barú y la «Isla del Rosario» tienen hermosas costas. El fondo del mar alberga magníficos arrecifes de coral, que los adolescentes no dejarán de apreciar. Y el fuerte de San Fernando de Bocachica, en la isla de Tierra Bomba, cuenta los numerosos ataques piratas que tuvo que soportar la bahía de Cartagena entre los siglos XVI y XVIII.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *